Posted on

Estantes + Tuto con FrascosDIY

Económicos, lindos y funcionales. Los estantes van bien en cualquier rincón.

Hace unos años, no recuerdo quién visitaba mi casa por primera vez, y me decía: “ustedes son fanáticos de los estantes, no?”, a lo que yo respondí que no, que era lo que habíamos podido comprar, que me hubiera encantando tener enormes bibliotecas! Pero la verdad es que ahora que paso el tiempo, me fui dando cuenta que un poquito adicta a los estantes soy. Es que ocupan poco espacio, sobre todo dejan libre el suelo, son económicos, van bien en cualquier ambiente de la casa y no discriminan estilos.

 


Tengo un estante en el comedor, otro en el living, dos en la cocina, y un montón en el cuarto de los nenes, que es el ambiente más chico de la casa, y fue la mejor solución para la falta de espacio. Algunos son flotantes, otros con ménsulas, y algunos son cajas y mini cajones.


Por supuesto, en el Taller también tenemos estantes. Uno sobre la estampadora, otro para exhibir almohadones y otros productos que vamos terminando, y el principal sobre el escritorio. Este último está repleto de cosas arriba y abajo. Si, abajo también, y de ahí la parte Tuto del post.

Colgamos frascos atornillando las tapas en la madera del estante, para guardar todas las cosas pequeñas. Son muchas y de uso diario. Así no ocupan lugar en el escritorio, y con solo girar el frasco se accede a ellas sin perderse la tapa entre las telas y papeles.

Para los hilos usamos el viejo especiero giratorio de nuestra primera cocina.

 

Primero le pusimos “El Pulpito”, que todo lo pega, y después lo atornillamos. (La opción de pegarlos sirve también para los frascos, si no te animás a atornillar). Es muy práctico!

Aguante la estante manía!!

Y vos? Usás estantes en tu casa o lugar de trabajo? Todavía no te convencí de poner uno? Prometo otro post con más estantes, y un tutorial para poder colgarlos.

Nuevas estampas para almohadones #estampandoando #estampa #taller

A post shared by Vuela Colibri (@vuela_colibri) on